Octubre 10

“No te impacientes.” (Salmo 37:1.)

ESTO PARA mí es un mandamiento Divino; lo mismo que “No hurtarás.” Ahora vamos a ver lo que quiere I decir esto. Una definición es, “El aparecer intranquilo , sin sosiego.” “Embarazado, o extenuado”; y una persona enojadiza, irracional, que busca las faltas, no sólo se cansa a sí misma, sino que es molesta para los demás. El impacientarse es estar en un cierto estado de molestia, y en este Salmo no solamente se nos dice que no nos impacientemos a causa de los obradores de iniquidad, sino que no nos impacientemos “por ninguna causa.” Ello es dañino y Dios no quiere que nos dañemos a sí mismos. Un médico te dirá que un arranque de ira es más dañoso que la fiebre para el sistema, y una disposición de impaciencia o indignación no es conducente a un cuerpo saludable, y tú sabes que hay dos maneras de obedecer las reglas, y el próximo escalón es mal humor, y éste conduce a la ira. Arreglemos este asunto y obedezcamos el mandamiento,

“No te impacientes.”

About Pastora Rose Mary Mariotti

Check Also

Abunda en esperanza

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *