Octubre 10

“No te impacientes.” (Salmo 37:1.)

ESTO PARA mí es un mandamiento Divino; lo mismo que “No hurtarás.” Ahora vamos a ver lo que quiere I decir esto. Una definición es, “El aparecer intranquilo , sin sosiego.” “Embarazado, o extenuado”; y una persona enojadiza, irracional, que busca las faltas, no sólo se cansa a sí misma, sino que es molesta para los demás. El impacientarse es estar en un cierto estado de molestia, y en este Salmo no solamente se nos dice que no nos impacientemos a causa de los obradores de iniquidad, sino que no nos impacientemos “por ninguna causa.” Ello es dañino y Dios no quiere que nos dañemos a sí mismos. Un médico te dirá que un arranque de ira es más dañoso que la fiebre para el sistema, y una disposición de impaciencia o indignación no es conducente a un cuerpo saludable, y tú sabes que hay dos maneras de obedecer las reglas, y el próximo escalón es mal humor, y éste conduce a la ira. Arreglemos este asunto y obedezcamos el mandamiento,

“No te impacientes.”

About Pastora Rose Mary Mariotti

Check Also

La fuente de gozo

Creo que lo que falta en la mayoría de iglesias hoy en día es el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *